Publicado el Deja un comentario

Colitis Ulcerosa: Síntomas

Comprar Colitis Ulcerosa: Síntomas

¿Qué es la colitis ulcerosa?

La colitis ulcerosa es una enfermedad crónica que se engloba dentro del grupo de Enfermedades Inflamatorias Intestinales (EII), las cuales se caracterizan por provocar la inflamación del aparato digestivo en diferentes zonas del mismo. Concretamente, la colitis ulcerosa afecta la capa más interna del intestino grueso del colon –mucosa- y el recto, provocando su inflamación y la aparición de úlceras.

  • La incidencia y prevalencia de las EII varía dependiendo del área geográfica y la raza. Es más frecuente en países industrializados, así como en países al norte de Europa y Norteamérica
  • La colitis ulcerosa afecta ambos sexos por igual

El cáncer colorrectal se desarrolla sólo en alrededor del 5% de las personas con colitis ulcerosa, sobre todo en personas que han padecido colitis ulcerosa en todo el colon a lo largo de varios años

Cómo sé si tengo colitis

Las úlceras provocadas por la inflamación pueden sangrar, dañar la digestión y deteriorar el revestimiento intestinal, dando lugar a diversos síntomas como:

  • Diarrea crónica
  • Frecuentes deposiciones que pueden contener sangre, moco o pus
  • Dolor abdominal
  • Fiebre
  • Malestar general
  • Pérdida de peso
  • Calambres
  • Anemia
  • Fatiga
  • Úlceras bucales
  • Náuseas y vómito
  • La severidad de los síntomas de la colitis ulcerosa puede ir desde leve –cuatro o menos deposiciones por día, con o sin sangre-, a grave –más de 10 evacuaciones al día con fuertes calambres y sangrado constante-.

¿Qué médicos tratan la colitis ulcerosa?

La colitis ulcerosa es un padecimiento que debe ser tratado por especialistas en el tema, sin embargo, generalmente quien detecta la enfermedad en el paciente es su médico de confianza o cabecera, como:

  • Geriatra. Médico que se especializa en el diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades del adulto mayor.
  • Ginecólogo. Médico que se especializa en el diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades de la mujer.
  • Internista. Médico que se enfoca en el diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades del adulto –de los 15 años en adelante-, que no requieran tratamiento quirúrgico. Muchas veces este médico es quien da un diagnóstico inicial de colitis ulcerosa al paciente.
  • Médico General. Se encarga de la prevención, detección y tratamiento oportuno de las enfermedades desarrolladas a cualquier edad, es decir, puede atender tanto a niños como a personas de la tercera edad. Si éste es el médico de confianza del paciente, probablemente sea él quien realice un diagnóstico inicial de colitis ulcerosa al paciente.
  • A partir del diagnóstico preliminar de colitis ulcerosa es probable que el médico tratante consulte a diversos especialistas o refiera al paciente con ellos para confirmar el diagnóstico y elegir el mejor tratamiento. Algunos de estos especialistas son:
  • Gastroenterólogo. Médico especializado en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que involucran los órganos digestivos como los intestinos, el estómago, el hígado y la vesícula biliar. Experto en el tratamiento de condiciones como dolor abdominal, úlceras, diarrea, cáncer e ictericia, entre otras; y capacitado para llevar a cabo procedimientos invasivos –no quirúrgicos- para diagnosticar afecciones gastrointestinales.
  • Nutriólogo. Profesional capacitado para elaborar planes de alimentación para diversos tipos de pacientes. Debido a que las personas con colitis ulcerosa deben hacer ajustes en su alimentación para disminuir la sintomatología, la planeación cuidadosa y el monitoreo en la dieta de estos pacientes será crucial.

Cómo se cura la colitis

Como punto de partida, deben descartarse otras posibles afecciones relacionadas con los síntomas, como la enfermedad de Crohn, infección, síndrome de intestino irritable, colitis isquémica, diverticulitis y cáncer de colon.

El médico tratante también deberá realizar un examen físico del paciente y elaborar un historial clínico completo a partir de preguntas generales sobre sus síntomas, antecedentes médicos, estilo de vida y hábitos alimenticios.

Además, para revisar el estado general de salud del paciente, descartar otras afecciones y obtener un diagnóstico certero, es probable que el médico solicite la realización de los siguientes estudios:

  • Análisis coprológico. En un recipiente estéril el paciente coloca una muestra de heces, la cual se envía al laboratorio para verificar si hay presencia de indicadores de enfermedad inflamatoria intestinal como glóbulos blancos, sangre, parásitos, bacterias y virus.
  • Biometría hemática completa. Su objetivo es detectar la presencia de anemia, la cual puede ser consecuencia del sangrado del tracto intestinal. También permite detectar deficiencias de algunos nutrientes debido a la mala absorción en el intestino, y la presencia de ciertos anticuerpos específicamente relacionados con esta enfermedad.
  • Colonoscopía. Procedimiento médico invasivo –no quirúrgico-, en el que se examina el interior del colon y el recto del paciente para identificar tejido inflamado, crecimientos anormales o úlceras; y descartar otras afecciones. Para llevar a cabo este procedimiento se utiliza un instrumento llamado colonoscopio, el cual está formado por una sonda larga y flexible con luz y una pequeña cámara en un extremo, la cual permite observar detenidamente el colon y el recto. Mediante esta prueba también pueden realizarse biopsias de tejido anormal sin provocarle molestias al paciente.
  • Enema de bario. El paciente debe ingerir una solución de contraste para que el estudio radiológico permita visualizar si hay fugas del medio de contraste o alteraciones anatómicas en el tracto gastrointestinal.
  • Radiografía. Esta prueba se realiza en caso de que el paciente presente síntomas graves; para descartar una perforación intestinal o una complicación grave como el megacolon tóxico (colon muy distendido).
  • Resonancia magnética. Su uso se limita a los casos de colitis ulcerosa leve. Esta prueba se utiliza para evaluar el engrosamiento de la pared del colon, un efecto de esta enfermedad.
  • Sigmoidoscopía. Este procedimiento funciona igual que la colonoscopía, sin embargo, se emplea específicamente para examinar el interior del intestino grueso más cercano al recto. No deben visualizarse áreas de sangrado, pólipos o lesiones inflamatorias.
  • Tomografía computarizada. Su uso se limita a los casos de colitis ulcerosa leve. Funciona para diagnosticar complicaciones de esta enfermedad como perforación intestinal o megacolon tóxico y examinar la extensión de la inflamación del colon.

Tratamientos más comunes para la colitis ulcerosa

Una vez realizado el diagnóstico de colitis ulcerosa, el paciente debe comenzar un tratamiento enfocado en disminuir y eliminar los síntomas el mayor tiempo posible –remisión-, antes de que reaparezcan. Desafortunadamente, la única manera de curar esta enfermedad es mediante la extirpación quirúrgica del colon y el recto.

El tipo de medicamentos prescrito dependerá de la severidad de cada caso y de la capacidad del paciente de tolerar cada tratamiento.

Medicamentos para curar la úlcera

Algunos de los medicamentos más comunes para tratar la inflamación intestinal a causa de la colitis ulcerosa son:

  • Aminosalicilatos. Por lo general, estos son los medicamentos de primera línea prescritos para los casos leves a moderados. También suelen recetarse para los casos en los que los síntomas regresan después de una remisión. Ayudan a controlar la inflamación intestinal.
  • Corticosteroides. Se utiliza para tratar los casos más graves de colitis ulcerosa o cuando los aminosalicilatos no son efectivos. También ayudan a reducir la inflamación intestinal.
  • Inmunomoduladores. Debilitan la actividad del sistema inmunológico para ayudar a aliviar la inflamación intestinal. Son de acción lenta, por lo que puede ser necesario que se consuman de tres a seis meses antes de hacer efecto.
  • Paracetamol. Para aliviar el dolor leve. Éste medicamento es muy recomendado debido a que la aspirina, el ibuprofeno y el naproxeno pueden empeorar los síntomas.

Tratamientos contingentes de la colitis

Algunos pacientes con colitis ulcerosa requieren ser hospitalizados debido a:

  • Hemorragia grave que debe detenerse
  • Diarrea severa que debe tratarse
  • Fuerte deshidratación que requiera reponer líquidos corporales vía intravenosa
  • Desgarro de colon que requiera una cirugía para su reparación

El tratamiento hospitalario puede incluir:

  • Líquidos intravenosos para tratar la diarrea y la deshidratación
  • Alimentación por sonda
  • Dieta especial
  • Medicamentos administrados y supervisados en un hospital
  • Cirugía

Tratamiento quirúrgico

Cuando la terapia con medicamentos deja de funcionar o los efectos secundarios se vuelven demasiado graves como para ser tolerados por el paciente, puede llegar a ser necesario practicar una cirugía para extirpar el recto y parte o la totalidad del colon, y reestablecer la funcionalidad intestinal.

A pesar de que la colitis ulcerosa no es mortal, las complicaciones –como enfermedad del hígado o hemorragia severa- por no seguir el tratamiento prescrito por el médico pueden llegar a serlo.

Es indispensable que siempre sigas tu tratamiento al pie de la letra, incluso en periodos de remisión cuando los síntomas desaparecen.

Todo lo que debes saber de la Colitis

  1. ¿Cuáles son las causas de la colitis ulcerosa?
  2. ¿Cómo se puede saber si los síntomas corresponden a una colitis ulcerosa y no a otro padecimiento gastrointestinal?
  3. ¿Esta enfermedad es un factor de riesgo para desarrollar cáncer de estómago?
  4. ¿El consumo continuo de ciertos medicamentos puede provocar el desarrollo de esta enfermedad?
  5. ¿La colitis ulcerosa tiene cura?
  6. ¿Cuáles son las pruebas específicas que deben realizarse para tener un diagnóstico certero?
  7. ¿Haber padecido problemas de hígado puede ser un factor de riesgo para padecer esta enfermedad?
  8. ¿Cuáles son los síntomas más comunes relacionados con la colitis ulcerosa?
  9. ¿Qué tratamientos están disponibles para este tipo de colitis?
  10. ¿Cuáles son los medicamentos más comunes para tratar esta enfermedad? ¿Tienen efectos secundarios?
  11. ¿Cuánto tiempo después de haber comenzado el tratamiento comenzarán a disminuir los síntomas?
  12. ¿Cuáles son los riesgos de no recibir un diagnóstico certero o un tratamiento correcto a tiempo?
  13. ¿La cirugía es una opción viable dentro del tratamiento para esta enfermedad?
  14. ¿Hay medidas preventivas para evitar esta enfermedad?
  15. ¿Es indispensable hacer cambios en la alimentación? ¿Esto en qué ayudará?
  16. ¿Hay alimentos contraindicados?
  17. ¿Consumir alcohol, beber café o fumar pueden empeorar los síntomas?
  18. ¿Hay ejercicios físicos o de relajación que puedan ayudar a disminuir los síntomas?
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *